UN ENIGMA LLAMADO BOLIVAR
Capítulos de la Vida y Obra de Simón Bolívar

FLORIDA – REPUBLICA

CAPITULO  República Bolivariana de La Florida

PULSAR PARA ESCUCHAR

Un Enigma llamado Bolívar

PREMIO NACIONAL DE PERIODISMO 2011

Premio PNG 72

Investigación, Guión y Musicalización:

JORGE MIER HOFFMAN

Lectura: PORFIRIO TORRES

Premio

Un Enigma llamado Bolívar

JORGE MIER HOFFMAN

bolivarenigma@gmail.com

Teléfono Celular Venezuela

58 – 0426 5869991

LA HISTORIA DE LA FLORIDA SE REPITE EN PANAMÁ

¿SABIA USTED? que la modalidad imperialista de los Estados Unidos de invadir a una nación, mediante la justificación de una Orden de Captura emanada de un Juez de ese país, se le aplicó por primera vez a un Oficial de Simón Bolívar.

EEUU invade Panamá para derrocar a dictador Noriega, Bush

Antecedentes

El Tratado Hay-Buneau Varilla en 1903 permitió a EE.UU la construcción, uso y control del Canal de Panamá a perpetuidad. La presencia militar y la intervención en los asuntos internos del país por parte de EE.UU se hizo notoria de ese entonces.

Así apoyó el golpe militar de 1968 encabezado por el mayor Boris Martínez que luego colocó en 1969 a Omar Torrijos en el poder. Sin embargo, en 1977 EE.UU acepta la devolución progresiva del canal a Panamá a través del Tratado Torrijos-Carter. En 1983 llegó al poder el coronel Manuel Antonio Noriega, antiguo colaborador de la CIA, que fue acusado por el gobierno estadounidense de tráfico de drogas y blanqueo dedinero.

Pero estos presuntos delitos eran conocidos con anterioridad y fueron ignorados mientras Noriega servía a los intereses de EE.UU, al extremo de ser felicitado varias veces por la DEA por su apoyo a la lucha de esa agencia estadounidense contra el narcotráfico.

Cuando el gobierno de este país cambió de postura con respecto a Noriega la prensa empezó a tratar el tema: las acusaciones de corrupción y la represión contra la población de su país provocó un sentimiento de rechazo a la figura del dictador por parte de la opinión pública norteamericana, a lo que se unió un proceso judicial por tráfico de drogas.

Comenzaron entonces las presiones para que renunciara a su cargo y sanciones económicas a Panamá; los incidentes entre fuerzas locales y estadounidenses empezaron a ser frecuentes. En 1989 se produjo la anulación por parte de Noriega de las elecciones presidenciales.

Las protestas de la oposición fueron brutalmente reprimidas ante los ojos de la comunidad internacional, al igual que el intento de golpe de estado que tendría lugar más tarde. Esto provocó un clima favorable para la intervención en EE.UU.

Las razones dadas por George H. W. Bush para justificar la invasión fueron:

Proteger la vida de los ciudadanos norteamericanos que residían en Panamá.

Defender la democracia y los derechos humanos en Panamá.

Detener a Noriega para combatir el tráfico de drogas.

Defender el tratado Torrijos-Carter sobre el canal.

Pero contra tales razones, muchas fuentes consideran que el objetivo real del ataque fue destruir las fuerzas panameñas que tendrían que ocuparse en solitario de la vigilancia del canal a partir del 2000, gracias al tratado Torrijos-Carter. Una vez eliminado el ejército local, las tropas norteamericanas se quedarían en la zona y se buscaría un gobierno favorable a la anulación de los tratados que restauraban la soberanía del canal.

La acción militar

La operación (denominada Causa Justa) se inició la madrugada del 20 de diciembre de 1989 con el bombardeo de múltiples instalaciones que tenían como objetivo anular la posible respuesta del ejército panameño; luego llegaría la invasión por parte de unos 26,000 soldados de infantería.

El bombardeo destruiría aeropuertos y bases militares como el Aeropuerto de Punta Paitilla, el Cuartel Central, en el barrio de El Chorrillo, el Cuartel de Tinajitas, el Cuartel de Panamá Viejo, el Cuartel de Los Pumas, la base militar de Río Hato (donde funcionaba el instituto militar Tomás Herrera, que no era en realidad una escuela de formación castrense) o la Base Naval de Coco Solo. EE.UU utilizó un armamento de última generación, como los aviones Stealth F-117 o los helicópteros Apache, contra un ejército muy poco equipado. A pesar de la alta tecnología del armamento norteamericano, se produjeron numerosas muertes civiles al ser alcanzados muchos edificios no militares.

No hubo ninguna declaración de guerra y la acción fue condenada por la Asamblea General de la ONU y por la Organización de Estados Americanos (OEA). La operación duró pocos días ante la superioridad del ejército ocupante y la poca resistencia encontrada. Noriega logró escapar y buscó asilo en la Nunciatura Apostólica; posteriormente se entregaría a las fuerzas de ocupación. Guillermo Endara fue nombrado presidente del país en una base militar de EE.UU durante la operación.

En los días siguientes a la intervención, debido a la ausencia de policía y ante la pasividad de las tropas norteamericanas, se produjeron en varias ciudades saqueos y actos de vandalismo, aumentando las pérdidas materiales.

Según fuentes oficiales, en los enfrentamientos murieron 23 soldados estadounidenses. Las bajas panameñas, militares y civiles, no fueron concretadas. Se habló de varios cientos o varios miles de muertos según la fuente.

Consecuencias

Humanas

Algunas fuentes estiman en más de 3,000 los muertos como consecuencia de los bombardeos de El Chorrillo, y que aproximadamente 20 mil personas perdieron sus hogares y nunca fueron compensadas. Las víctimas de esta ofensiva fueron denominadas por el Gobierno estadounidense como “daños colaterales” para evitar que la opinión pública del país se volviera en su contra.

Económicas

La invasión conllevó daños materiales. El barrio de El Chorrillo fue casi destruído en su totalidad. Edificios públicos, escuelas, aeropuertos, viviendas, etc., sufrieron daños. Los saqueos aumentaron las pérdidas económicas que se unían a la situación de crisis que ya sufría el país. El congreso norteamericano no compensó a Panamá por los daños causados, en contra de lo prometido.

Políticas

Noriega fue llevado a EE.UU y condenado a 40 años de prisión. Guillermo Endara, ganador de las elecciones anuladas de mayo 1989, prestó juramento en una base militar estadounidense en la Zona del Canal como presidente en un país con presencia temporal de tropas de ocupación.

Noriega, el mal necesario (1968-1984).

Noriega fue el producto de una junta militar liderada por el General Omar Torrijos que derrocó al gobierno panameño en 1968. Noriega había sido una pieza clave para que Torrijos pudiera sobrevivir a su propio golpe en 1969. Tal lealtad fue recompensada y, finalmente, él llegó a la comandancia de las fuerzas militares de Panamá en 1983.

Poco tiempo después de asumir el mando, influyó en forma ilegal en las elecciones nacionales de 1984, con la intención de reforzar la influencia militar sobre el gobierno panameño. Fue el “ingeniero” de la elección del Presidente Nicolás Barletta, candidato de las fuerzas armadas y considerado personalmente leal a Noriega y entregado a su causa. Algunos observadores creen que Estados Unidos hizo caso omiso del fraudeelectoral porque permitía el arribo al poder de un gobierno que era favorable a los intereses norteamericanos.

Si bien Panamá tenía un gobierno democráticamente electo, el poder real quedaba en manos de los militares y Noriega estaba a cargo.

El gobierno de los Estados Unidos hacía tiempo que consideraba a Noriega un personaje nefasto entre cuyos excesos se contaban el tráfico de drogas, el lavado de dinero y asesinatos. Aun así, EE.UU. ignoraba sus delitos a fin de asegurar los intereses nacionales que se consideraban más vitales que oficiar de policía ante las prácticas corruptas en Panamá.

La política exterior norteamericana estaba centrada en cambio, en dos amenazas estratégicas que emanaban en la región: la insurgencia inspirada por el comunismo contra gobiernos apoyados por los EE.UU. en América Central y el tráfico de drogas que ya preocupaba profundamente en el orden interno.

Nicaragua y la invasión comunista eran los dos puntos centrales de la política regional estadounidense. Aunque en forma subsidiaria, Estados Unidos reconocía que también tenía intereses críticos para la seguridad en Panamá: el acceso a las bases e instalaciones estadounidenses en Panamá, la implementación de los tratados del Canal de Panamá, el apoyo a los Contras (fuerzas militares anticomunistas) que operaban en Nicaragua y El Salvador y la continuación de las operaciones de inteligencia cuyos objetivos eran Cuba y otros países latinoamericanos.

Se consideraba a Noriega un aliado esencial para proteger esos intereses. Varias agencias de los EE.UU., la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA) y posteriormente la Agencia de Control de Drogas (DEA), habían utilizado a Noriega para proteger los intereses estadounidenses.

¡¡¡NACE LA REPÚBLICA DE LA FLORIDA!!!

¡De inmediato! Washington puso en práctica una ofensiva, para borrar este suceso bochornoso para la historia de Norteamérica

Desde entonces, y con la apertura de Walt Disney World, La Florida se presenta ante el mundo como la meca de los hispanos con el “tá barato dame dos”… la capital de Micky Mouse… de los exilados cubanos… de los corruptos… de los ricos de la farándula… de los magnates multimillonarios… y de la ancianidad que busca el reposo y el calor tropical… Constituyendo una conglomerado de individuos de distintas nacionalidades, que hoy se jactan de llamarse maiameros… pero que ayer se llamaron bolivarianos, puesto que la Florida, por 67 días, fue una nación independizada por ese genio llamado Simón Bolívar, como lo refirió el Correo del Orinoco:

“La independencia de América constituyó una gesta emancipadora de tal magnitud, que los héroes tallados en esa epopeya, adquirieron tal renombre mundial que, sin quererlo, opacaron a descollantes figuras que en cualquier otra época hubieran destacado como importantes héroes militares”

Bergantín “Manuel” que transportaba al Libertador desde Barranquilla hasta Santa Marta el 30 de noviembre de 1830, acechado por la nave de guerra “Grampus” que capitaneaba el Teniente Isaac Mayo, por instrucciones del presidente de Estados Unidos Andrew Jackson. La pintura de Bolívar ¡¡¡rozagante!!! fue pintado por Antonio Meuci un mes antes de embarcarse.

Andrew Jackson sabía de la perseverancia del Libertador y de su empeño de lograr imposibles, tal cual lo demostró cuando estaba en Angostura, luego de haber fracasado en tres intentos de instalar la Tercera República… Y a pesar la adversidad, el fracaso y la traición, que redujo su arrogancia de Libertador a un recóndito puerto de la selva venezolana a orillas del Orinoco, Bolívar tuvo la sagacidad y la inteligencia de invadir La Florida española para crear una República… Por lo tanto, la preocupación de Andrew Jackson se fundamentaba en una pregunta: ¿De qué sería capaz ahora Bolívar, como el líder de un Continente y conduciendo un ejército de dos mil hombres?

Repúbica de La Florida que fue verificada por la Universidad de Georgia, para dar crédito histórico a la investigación que fue presentada en el Libro La Carta “que cambiará la historia”.

Referencias

PULSAR PARA VER WIKIPEDIA Y LA REPUBLICA DE LA FLORIDA

Ninguna respuesta to “FLORIDA – REPUBLICA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: