UN ENIGMA LLAMADO BOLIVAR
Capítulos de la Vida y Obra de Simón Bolívar

REENCARNACION DE BOVES

CAPITULO  La Reencarnación de Boves

PULSAR PARA ESCUCHAR

Un Enigma llamado Bolívar

PREMIO NACIONAL DE PERIODISMO 2011

Premio PNG 72

Investigación, Guión y Musicalización:

JORGE MIER HOFFMAN

Lectura: PORFIRIO TORRES

Premio

Un Enigma llamado Bolívar

JORGE MIER HOFFMAN

bolivarenigma@gmail.com

Teléfono Celular Venezuela

58 – 0426 5869991

Batalla de Bomboná (1822)

Batalla de Bomboná suspendida en el tiempo

BATALLA DE BOMBONA, contado por un forista en Foro Militar.

La gran mayoría de relatos de la Independencia provienen de autores que jamás movieron el trasero de su casa. Solo basado en los relatos de viva voz hechos por los veteranos. Tampoco era su culpa, pues sin la moderna ayuda de las imágenes satelitales, el internet, los viajes en avión o la fotografía, pues era casi imposible comprobar la veracidad de los relatos y entonces quedaban sujetos a la apreciación subjetiva del autor, para describir escenarios, accidentes geográficos, unidades y concordar el momento cronológico contra cartas, registros militares y resultados estratégicos obtenido durante las campañas.

Por ejemplo, tú allí mencionas…

Cita: “Se venía la noche y entre tanto aquellos batallones casi desaparecieron según Restrepo, los Republicanos no obtenían ventaja alguna;

Con toda seguridad se refiere al historiador, escritor y diplomático José Manuel Restrepo. Gran autoridad en los temas de la Independencia…. pero infortunadamente, a pesar de sus esfuerzos, su conocimiento de los actores y de los hechos de Bomboná, porque estos ocurrieron durante su tiempo…. son cuestionables… porque él no estuvo allí.

Entonces una vez mas, todo queda sujeto a la apreciación personal, a la idea que se hiciese en su cabeza, y como él se imaginaba que había sido el combate.

Cuando se refiere a que “los batallones casi desaparecieron” y “no obtenían ventaja alguna”, se refería a perderse en la oscuridad de la noche, pues no podían ver a su oponente español (el batallón Invencibles y el batallónAragón)a pesar de haber sobrepasado sus líneas. Sencillamente no podían pasar por falta de visión y sabiendo que a su derecha tenían unos acantilados impresionantes, los abismos que daban al foso (ya estaban sobre la meseta, del lado de la hacienda de Cariaco). Fue cuando decidieron retroceder.

Cita: pero Valdés con el Batallón Rifles, logró subir a la altura en que se apoyaba la derecha de García, con que flanqueó las tropas que la defendían, tropas que se dispersaron a pesar de los esfuerzos de García.

Aquí vamos a lo que te interesa y me apoyare en la excelentes imágenes de Cariaco que has posteado (yo he visto unas mas amplias y que podrían describir mejor el escenario, pero hare el esfuerzo con estas).

Cuando se refiere a “subir a la altura en que se apoyaba la derecha de García,” ni siquiera los propios historiadores sabían de qué demonios estaban hablando (solo repetían el recuento hecho por algún veterano). El batallónRifles y el Vencedores de Boyacá fueron las únicas unidades patriotas que lograron cruzar la fosa de Cariaco. El coronel Manuel Valdés (ascendido a general luego de la batalla) comandaba la caballería, pero si esto era así ¿Como hizo él para pasar con este cuerpo, por el aterrador accidente geográfico de aquella fosa, que imposibilitaba que tal cosa se pudiese realizar? Muy simple, desmontaron de su cabalgadura y toda la caballería que peleo en Bomboná… lo hizo a pie.

En las siguientes imagenes describo como lo hizo. Debido a que la hondonada partía el campo de batalla a la mitad, media más de 100 metros de profundidad y más de 200 de ancho. Lucia como una fractura que repentinamente se hubiese abierto bajo la tierra. La meseta de Bomboná era cortada intempestivamente por esta rajadura en el suelo. La única solución para pasar, era descendiendo a la fractura de la hondonada, llegar al fondo, e intentar recorrer hacia la izquierda (hacia el volcán Galeras) o hacia la derecha a la desembocadura de la quebrada de Cariaco con el rio Guaytara, y luego intentar subir en algún punto, por la pared del foso, a la parte sur de la meseta, donde estaban atrincherados y en inmejorable posición defensiva, Basilio García con los batallones Invencibles, Aragón, Cataluña y las Milicias de Pasto, que en los libros aparece mencionado como Jasto, en un particular giro idiomático que ilustra la forma como se usaba la lengua castellana en esa región, en aquella época.

 

No es totalmente cierto. Perdieron 80 hombres, pero de ninguna manera resulto en la perdida de la unidad. Simplemente fueron contenidos por los hombres del Invencibles y el Aragón, mas por las difíciles condiciones nocturnas de tener que pelear casi a ciegas contra las empalizadas españolas, y por el temor de caer en los abismos de la fosa, en cualquier momento. Igualmente, las unidades españolas también sufrieron bajas importantes.

Y hablando de los soldados extranjeros, hago aquí un paréntesis para ampliar la información sobre la historia del Rifles y mencionar la destacada actuación de uno de los héroes olvidados de la batalla de Bomboná, el capitán ingles George Featherstonhaugh, quien lucho enconadamente para sobrepasar las empalizadas, fue herido varias veces y cuando saltaba los atrincheramientos españoles, abriéndose paso con furiosos sablazos, murió atravesado por una bayoneta, en aquel sector.

Featherstonhaugh había sido integrante de los primeros 100 británicos al mando del teniente coronel Pigott, que llegaron en 1818 desde Inglaterra, con el batallón Rifles original, a Angostura, al cuartel general de Bolívar en el rio Orinoco. Allí, el Libertador ordenó a Pigott reclutar mas hombres en aquella región, lo que elevo el numero de soldados del 1er Batallón de Rifles a unos 400 hombres y los designo como “Rifleros Ingleses”, también conocidos como”Rifleros Negros”. Como se ve, ya desde tan temprano como 1818, la desproporción de oficiales y soldados británicos en sus propios batallones, era grande respecto de los integrantes americanos que componían la unidad, con una proporción de 3 > 1 a favor de los criollos americanos.

Al siguiente año de 1819, en los llanos, los “Rifleros Ingleses” fueron reforzados en tres ocasiones distintas, con 350 británicos mas, y que luego fueron constituidos como el 2do. Batallón de Rifles bajo el comando del entonces mayor John Mac Kintosh (que luego de la batalla del Pantano de Vargas, fue rebautizado como el batallon Albión), y el 1er. Batallón de Rifles bajo el comando del también mayor Arthur Sandes. Fue este Rifles, el primero de ellos, el que tuvo su mejor hora en Bomboná al sobrepasar las empalizadas españolas en Cariaco durante la noche. Tras la acción, Sandes fue promovido a Coronel, y el batallón fue renombrado con el pomposo titulo de Rifles de Bombona, 1ro. de la Guardia.

De esta forma podemos afirmar que el batallón peleo en casi todos los teatros de la guerra a partir de 1818 en adelante, y aunque sus tropas cambiaron sustancialmente durante ese periodo (de 1818 a 1819 con venezolanos, de 1819 a 1822 con colombianos, y de 1822 a 1825 con ecuatorianos y peruanos) su columna vertebral compuesta por ingleses e irlandeses se mantuvo constante y aseguro la continuidad. Se estima que el batallon Riflescompuesto por esta mezcla de ingleses y criollos americanos fue la mejor unidad del ejercito patriota durante la Independencia.

Cita: El combate siguió hasta las ocho de la noche, quedando los Rifles en el flanco derecho de los realistas, sin atreverse a adelantar su marcha, pero el jefe del estado mayor de los realistas, viendo que no volvía García y que estaban sus tropas flanqueadas a las dos de la madrugada se retiró con ellas ordenadamente a la loma de Hato Viejo.

Que no fue otra cosa que: “estamos agotados de pelear aqui, los patriotas ya se regresaron a sus posiciones, nos vamos para la casa a domir bien calientitos y tomar una buena cena”. Las Milicias de Pasto estaban comandadas por un neogranadino, Tomas de Santacruz, el hombre mas adinerado de la región, y como muchos hombres adinerados de la época, habia vivido y estudiado en Europa. Era Mason, como Bolívar, Miranda, Nariño y muchos otros precursores, con quienes compartio las tertulias en el viejo continente. Todos se conocieron alla. El mundo era grande, pero la fama precedia a los hombres notables. No era extraño que alguien en Caracas conociera y hubiese tenido tratos con alguien de Pasto o Guayaquil. Pero durante la revolución, Santacruz se definio por el bando español.

Y asi fue, las Milicias de Pasto abandonaron el campo de batalla … y se fueron a su casa!! (a Pasto, que estaba relativamente cerca). Total, los patriotas no habian podido dominar el frente ni pasar el foso. ¿Que necesidad habia de quedarse alli? ¿Eran milicias, no? Ellos no acataban el regimen militar y se podian ir cuando lo estimaran conveniente, o cuando ya hubiesen tenido suficiente.

Cita: Al día siguiente de la batalla el coronel García al devolver las banderas capturadas, se expresó asíCita: “Remito a vuestra excelencia las banderas de los batallones Bogotá y Vargas. Yo no quiero conservar un trofeo que empuñe las glorias de dos batallones, de los cuales se puede decir que, si fue fácil destruir, ha sido imposible vencer”

…y de la misma coleccion de imagenes en Flicker que descubriste, te traigo esto:

Otro mito del imaginario popular y ahora acrecentado por los medios electrónicos como la Internet, que difunden los viejos textos y las citas, que son copiados por toda clase de sitios, y de donde los foristas las encuentran. Como por ejemplo la poco fiable Wiki, de donde el forista ecuatoriano va a sacar sus datos.

La imagen corresponde a la famosa “Piedra de Bolívar”, supuestamente el sitio desde donde el Libertador dirigió la batalla. El lugar esta donde aparecen los escalones en una de las imágenes anteriores que también están posteadas en Flicker. La mencionada piedra fue escogida como monumento, no porque alguien supiese que ese fue el sitio, si no porque la roca estaba allí. “Entonces, lo mas probable es que desde allí Bolívar hubiese supervisado el campo de batalla.” No esta por demás decir que mejores lugares había en Bomboná para vigilar el campo de batalla… como por ejemplo… el borde de la fosa; y no ha 300 metros de allí.

Algún historiador imaginativo hizo poner la placa en el lugar, pensando genuinamente que estaba haciéndole un favor a la posteridad. Lo que la mayoría no sabe, acerca de la susodicha frase, es que en vez de un halago, Basilio García estaba burlándose de Bolívar. Y su buena razón tenía para hacerlo.

García era conocido por tener un humor muy fino, era sarcástico, interesado en las cuestiones de sus hombres, y un comandante muy competente. Semanas antes de la batalla, Simón Bolívar le había encomendado al vice-presidente Santander, elaborar una desesperada estratagema de último momento. Con su ejército reunido en Cali, le había escrito a Santander acerca de los temores que sentía con la campaña que iba a realizar en Pasto. Sentía que era una labor casi imposible y no se daba muchas posibilidades de éxito. Así se lo hizo saber en su carta a al vice-presidente. Estaba aterrorizado, pues la fama de los pastusos los precedía.

Nadie había podido derrotarlos durante toda la revolución y a diferencia de otras regiones de América, la ciudad de Pasto se hallaba emplazada como una fortaleza andina a más de 2.700 metros de altura, y ademas estaba circundada por pequeñas aldeas indígenas que eran fieles a la causa española hasta el fanatismo. Sus pobladores habían sido adoctrinados durante 280 años de coloniaje, creyendo fervientemente que Dios y el Rey de España eran una misma cosa.

En una época donde las mayores capitales de America como Caracas o Santafé, tenian entre 15.000 a 20.000 habitantes, Pasto en cambio aglutinaba a mas de 60.000 indígenas en su perimetro urbano. Fueron ellos la fuente constante de hombres con la cual la ciudad contuvo el avance de todos los ejércitos durante la Independencia. En toda América no hubo un pueblo mas aguerrido, fanatico y numeroso, que hasta el final no pudo ser derrotado en el campo de batalla.

Ante esta perspectiva, Bolívar tercamente enfrento el camino por tierra que antes otros habían recorrido y así mismo habían claudicado: Cayzedo, Macaulay, Cabal, Nariño, Valdez, Sucre… Encomendó a Santander, elaborar unos documentos falsos; cartas y noticias supuestamente elaborados en España, donde se le anunciaba a Basilio García que la corona daba por perdidos esos territorios, que había ocurrido un cambio de política, que debía pactar la rendición y ceder a Pasto.

Los falsos documentos elaborados por Santander, eran muy bien logrados y le fueron enviados a García. El comandante español los recibió cuando Bolívar ya estaba acercándose a Bomboná. Los leyó con desconfianza y se los regreso a Bolívar diciéndole que le parecían sospechosos, y que de cualquier forma el no replegaría sus fuerzas. En el ínterin, cruzo diversas comunicaciones con Bolívar donde este lo intimaba y trataba de engañarlo con peticiones sobre intercambio de prisioneros y otras exigencias que luego no cumplía. Finalmente, García, cansado de tanta tomadura de pelo, le comunico que si iba a continuar con esas intenciones, lo mejor seria que no le volviese a escribir mas, porque no deseaba leer tantas mentiras, un acto indigno de un personaje de su posición.

Así, al siguiente día de la batalla, García le regreso los estandartes e insignias que había capturado a los batallones Bogotá y Vargas, los cuales, bajo el mando del general venezolano Pedro León Torres, habían perecido casi en su totalidad en el fondo de la cañada.

Había sido un acto suicida ordenado por el mismo Bolívar. Dos veces ordeno al Bogotá, al Vargas y al Guías, descender al fondo de la fosa y en ambas ocasiones fueron completamente masacrados en el interior. Pedro León Torres, en determinado momento durante el fragor de la batalla, no alcanzo a escuchar una orden impartida por Bolívar; este, en uno de sus usuales arranques temperamentales de ira, lo recrimino fuertemente por lo que creía era una falta de obediencia, y le dijo que desde ese momento quedaba relevado del mando. Torres, visiblemente afectado, se arranco sus galones e insignias de general enfrente del Libertador y tuvo un fuerte cruce de palabras con él. ¿Puede usted imaginarlo señor forista, la puteada mayúscula que habrá recibido Bolívar del ofendido y degradado general en aquel momento? Le dijo: “Pues si no puedo dirigir a mis hombres como general en el campo de batalla, luchare al lado suyo como soldado”.

Bolívar quedo consternado y estupefacto ante el valor y solidez de sus palabras, y cuando el general ya regresaba sable en mano, para bajar al foso, lo volvió a llamar y le dijo tranquilamente que respetaba su valor y que lo restituía en el mando. Así, Bolívar subsanaba el malentendido, pero al mismo tiempo potenciaba el descalabro que minutos mas tarde sufriría el ejercito patriota. Enviaba cargado de vehemencia y patriotismo, y a una muerte segura, a uno de sus mejores generales; al fondo de una aterradora cañada en un inconsciente movimiento táctico ideado por él, que hoy seria rechazado en cualquier escuela militar de guerra.

El Bogotá y el Vargas fueron prácticamente aniquilados por los españoles, quienes cómodamente les disparaban con todo lo que tenían desde el borde del abismo, 100 metros más arriba. Los cañones y mosquetes de García no podían fallar el blanco en esa galería de tiro, en que se convirtió la fosa de Cariaco. La mortandad fue atroz. Pedro León Torres quedo muy mal herido y fue tomado prisionero luego de la masacre en el fondo de la quebrada. En esas condiciones fue llevado por los españoles al cercano pueblo de Yacuanquer, donde moriria varias semanas despues.

De esta forma, los soldados españoles de García capturaron cómodamente los estandartes y colores de los mencionados batallones, y fue esa la razón por la cual él se los devolvió a Bolívar con aquel sarcástico mensaje. Le estaba diciendo elegantemente con mucha ironía y con otras palabras, que había sido un bruto inconsciente al haber hecho matar a tantos de sus soldados, con una movida tan estúpida como esa. Tan ridícula que ni siquiera él, García, rebajaría su prestigio militar para atribuirse una victoria tan fácil, que lo había sido mas por la inconsciencia de su oponente, que por su propio genio militar…. “Tome, se los devuelvo, fue muy fácil acabarlos, no voy a regresar a España a decir que esto lo logre yo. Usted mismo se derrotó”

“Remito a vuestra excelencia las banderas de los batallones Bogotá y Vargas. Yo no quiero conservar un trofeo que empaña las glorias de dos batallones, de los cuales se puede decir que, si fue fácil destruir, ha sido imposible vencer”

Cita: En ninguna parte de la correspondencia de Don Basilio García con Bolívar y Murgeón, se encuentra algo donde pudiera deducirse que aquel reconociera la victoria del Libertador en la sangrienta batalla. Esta cuestión se halla muy bien estudiada por el doctor Narváez Dulce, hasta el punto que no salta dudas sobre el particular”.

Sin embargo, parece, que el hecho histórico de la devolución de las banderas es el que ha dado lugar al supuesto histórico y lógicamente al debate.

Y, respecto a la parte que me interesa a mí: El Batallón Rifles si peleó en esa Batalla de Bomboná, celebrada el 7 de abril de 1.822.

No es Murgeón, se trata del coronel granadino Murgueitio, quien peleo y se destaco en la batalla.

Y por último, concuerdo contigo… por ninguna parte, ya sea por textos históricos, recuentos, o la mencionada frase… se puede considerar que Basilio García salio derrotado. Los mitos de la Independencia y los escritores colombianos, se explayan en odas sobre la “victoria militar” en Bomboná, o al menos los mas mesurados, mencionan que fue “un empate técnico”, Pero nada esta mas alejado de la realidad.

Primero que todo, Bolívar solo logro pasar una unidad al otro lado de la hondonada (el batallón Rifles). Y si bien tenian casi copados al Aragón y al Invencibles, se vieron impotentes en capitalizar la ganancia y tomar el cuartel general de García en la hacienda de Cariaco. Con la caída de la noche y luchando a ciegas, se hizo imposible renovar el avance. Así, pensando que se hallaban en una posición precaria, decidieron retroceder. Eso fue todo para los patriotas. Pues por el otro lado, habian caido masacrados casi 1.000 hombres en el fondo de la quebrada, casi 1/3 de todo el ejercito patriota.

Si se considera que Basilio García ensamblo poco mas de 1.200 hombres para enfrentar a los 2.400 de Bolívar, podemos definir que se encontraba en una clara desventaja numérica, con una desproporción de 2 > 1. Bolívar no capturo a las unidades españolas, ni las hizo rendir, ni tomo sus emblemas o estandartes, ni los hizo retroceder, ni tampoco le causo la misma cantidad de bajas que si sufrió él.

En total, estuvieron apostados una semana en el llano de Bomboná y cuando la situación se volvió insostenible luego de la batalla, al cuantificar la enorme perdida de hombres (fue la más sangrienta y con mayor numero de bajas en la Nueva Granada, durante la Independencia)… Bolívar se RETIRO vapuleado hacia el norte, casi 100 kilómetros hasta la localidad de Mercaderes, mucho mas allá del peligroso cañón del rio Juanambú, al que tuvo que cruzar nuevamente en su camino de regreso.

Así, desde cualquier punto de vista, Bomboná se define como una autentica DERROTA para el ejercito de Bolívar, y no como erróneamente se asume hoy, en una victoria épica.

Aaah, lo olvidaba… el batallón Rifles SI estuvo en Bomboná, eso tampoco tiene discusión. DISCUSIÓN COMPLETA DEL FORO EN ESTE

San juan de Pasto-Colombia

Ninguna respuesta to “REENCARNACION DE BOVES”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: