UN ENIGMA LLAMADO BOLIVAR
Capítulos de la Vida y Obra de Simón Bolívar

PODER MORAL

CAPITULO  Bolívar y el Poder Moral

PULSAR PARA ESCUCHAR

Un Enigma llamado Bolívar

PREMIO NACIONAL DE PERIODISMO 2011

Premio PNG 72

Investigación, Guión y Musicalización:

JORGE MIER HOFFMAN

Lectura: PORFIRIO TORRES

Premio

Un Enigma llamado Bolívar

JORGE MIER HOFFMAN

bolivarenigma@gmail.com

Teléfono Celular Venezuela

58 – 0426 5869991

De acuerdo a la concepción del Libertador “Simón Bolívar” El Poder Moral es el que tenía como función atenuar la preponderancia del Ejecutivo, y a contener a éste en beneficio de la libertad, principio superior de la existencia social. Este Poder Moral estaba concebido como un tribunal o poder que vigilaba las violaciones del gobierno y el abandono de los deberes morales de los ciudadanos.


El Libertador estableció como obligatoria la enseñanza, asegurando tanto elemental como gratuita. Fundó escuelas, colegios en ciencias y artes y universidades. Además, protegió las costumbres autóctonas y la enseñanza del idioma, proclamó la excelencia de la oratoria y estimuló la elocuencia. Los valores morales para los cuales Bolívar pretendía que se formaran los ciudadanos, eran de naturaleza ético-social y ético-política. No se trataba de los deberes de la persona para con su conciencia, sino de las virtudes sociales y ciudadanas que propiciarían el enaltecimiento de la República. Por ello, tomaba Bolívar su modelo del Areópago griego, el cual no constituía en realidad, un Poder Moral, sino un Tribunal Supremo, pero cuya competencia abarcaba tanto el cumplimiento de las leyes como de las costumbres.


La moral y las buenas costumbres tenían para él un significado especial, por eso se empeñó en la formación ético-religiosa de las nuevas naciones e incluso cuidó el aseo entre los estudiantes. En el Congreso de Angostura dijo: “Sin moral republicana, no puede haber gobierno libre. Para afirmar esta moral he inventado un cuarto poder que críe a los hombres en la virtud y los mantenga en ella”.

EL AREÓPAGO: PROPUESTA ORIGINAL DE SIMÓN BOLÍVAR

Caracas.- La propuesta del poder moral, formulada en 1819 por el Libertador Simón Bolívar ante el Congreso de Angostura, contemplaba la designación de un areópago de 40 miembros, distribuidos en dos cámaras, uno de moral y otra de educación, con ‘autoridad plena sobre las costumbres públicas y sobre la primera educación’.

Hace un año, Ramón Guillermo Aveledo, dirigente de Copei, publicó un artículo en El Universal donde recoge detalles sobre la iniciativa de Bolívar.

El Libertador propuso al Parlamento crear un ‘tribunal verdaderamente santo’, con jurisdicción sobre la educación e instrucción ‘y de opinión sólo en las penas y castigos’ morales, ‘para que purifique lo que haya de corrompido en la República; que acuse la ingratitud, el egoísmo, la frialdad del amor a la Patria, el ocio, la negligencia de los ciudadanos: que juzgue de los principios de corrupción, de los ejemplos perniciosos’.

Los primeros miembros del areópago, cuyo nombre deriva de un tribunal superior de la antigua Atenas, serían escogidos por el Congreso y luego ellos mismos cubrirían las vacantes.

Aveledo cita la definición que el Diccionario de la Real Academia hace del término areópago: ‘Grupo de personas graves a quienes se atribuye, las más de las veces irónicamente, predominio o autoridad para resolver ciertos asuntos’.

Y prosigue con la propuesta de Bolívar, recogida como apéndice de la Constitución de 1819: ‘Los miembros del Areópago se titularán padres de la patria, sus personas son sagradas, y todas las autoridades de la República, los tribunales y corporaciones les tributarán un respeto filial’.

‘Las obras morales y políticas, los papeles periódicos y cualquiera otros escritos, están sujetos a su censura. Su juicio recaerá sobre el aprecio o desprecio que merecen las obras y se extenderá a declarar si el autor es buen ciudadano, benemérito de la moral o enemigo de ella, y como tal, digno o indigno de pertenecer a una República virtuosa’. Su ámbito no se limita a lo escrito ‘sino también a lo que se habla, se declama, o se canta en público, siempre para censurarlo y castigarlo con penas morales, jamás para impedirlo’.

Hecha esta síntesis, Aveledo expresa sus dudas acerca de la seriedad del planteamiento del entonces candidato Chávez sobre el poder moral. Concluye con esto: ‘Pero, ¿y si hablara en serio?, ¿cómo implantaría su aerópago?, ¿quiénes lo integrarían?, ¿cómo funcionaría?, ¿cómo se salvaría del dilema de yerro entre el ridículo y el abuso? ¿cuánto pagaría Venezuela por esta promesa?’. EVP

El discurso de Angostura es la intervención que hizo Simón Bolívar en la provincia de Guayana, el 15 de febrero de 1819 en el recién instalado Congreso de Angostura en el contexto de la independencia de Venezuela y Colombia. El discurso fue publicado en el Correo del Orinoco, números 19, 20, 21 y 22 del 20 de febrero al 13 de marzo de 1819.

En el discurso pronunciado durante casi una hora ante el Congreso de Angostura, el Libertador analizó de manera profunda la realidad de su tiempo, señalando la conveniencia de que las instituciones que surgieran en sur América a raíz de la Independencia, debían responder a las necesidades y posibilidades de estas sociedades, sin copiar modelos de tierras extrañas. Aunque se reconoce en este documento lo favorable del régimen federal para otras naciones; se sostiene que en el caso de Venezuela es preferible un centralismo, basado en un Poder Público distribuido en las clásicas ramas: Ejecutivo, Legislativo y Judicial; resaltando la fortaleza del Ejecutivo. Sugiere también Bolívar que a estos tres poderes se agregue una cuarta instancia denominada Poder Moral, destinado a exaltar el imperio de la virtud y enseñar a los políticos a ser probos e ilustrados. Asimismo, concebía la idea de una cámara alta hereditaria, para mantener en ella la tradición edificante de los «padres de la patria». Esto no encajó muy bien con la letra del Poder Moral. En una demostración de gran ilustración el Libertador hace reminiscencias de Grecia y Roma y examina las instituciones políticas de Gran Bretaña y Estados Unidos, citando para esto a filósofos y políticos de la Enciclopedia y de la Revolución Francesa, para desembocar en la necesidad de instaurar un sistema republicano-democrático, con proscripción de la nobleza, los fueros y privilegios, así como de la abolición de la esclavitud. Otro aspecto al que dedicó una importancia fundamental en el proceso de consolidación de las repúblicas latinoamericanas, fue a la educación. En este sentido, para él educar era tan importante como libertar. Después de desarrollar otros tópicos relacionados con una visión sobre la grandeza y el poderío de la América libre y unida, cierra Bolívar su discurso con la siguiente exhortación al Congreso: “Señor, empezad vuestras funciones: yo he terminado las mías”. Tras esto hizo entrega de un proyecto de Constitución así como del Poder Moral, a fin de que fueran estudiados por los diputados, añadiendo: “El Congreso de Colombia está instalado; en él reside, desde este momento, la Soberanía Nacional. Mi espada y las de mis ínclitos compañeros de armas están siempre prontas a sostener su augusta autoridad. ¡Viva el Congreso de Colombia!”.

Luego de pronunciar su discurso, Bolívar tomó juramento a los diputados y luego puso en manos del presidente del Congreso, Francisco Antonio Zea, su bastón de mando, renunciando con esto a su cargo de jefe supremo; lo que no fue aceptado por el poder legislativo, que por unanimidad se lo devolvió. El discurso efectuado por Bolívar ante el Congreso de Angostura, fue publicado (aunque incompleto) los días 20 y 27 de febrero y 6 y 13 de marzo en las columnas del Correo de Orinoco. También fue traducido al inglés por James Hamilton e impreso en los talleres de Andrés Roderick, en Angostura. En abril de 1820, circuló en Bogotá un folleto con el texto en español revisado por el propio Bolívar. Por mucho tiempo estuvo extraviado el manuscrito original que leyó el Libertador ante el Congreso de Angostura, hasta que en 1975 los miembros de la familia británica Hamilton-Grierson, descendientes de James Hamilton (quien lo había conservado en su poder) lo devolvieron a la nación venezolana.

Biografia de Simón Bolívar El Libertador

Ninguna respuesta to “PODER MORAL”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 76 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: